RAIZ DE AMARGURA

                              

                                                                                                                            Hoy quiero hablarles sobre un ingrediente que muchas veces se añade a nuestras vidas, muchos no se dan cuenta que está ahí hasta que se convierte en odio, resentimiento, rencor etc. El Apóstol Pablo nos recuerda, como le recordó a un grupo de creyentes en el pasado , pero esto esta aun vigente hoy, muchos creen que la Biblia fue escrita para el inconverso pero no es así ya que una persona que no tiene a Cristo en su corazón, no tiene la revelación para entender lo que dice la Biblia, mis amados la Biblia fue escrita para mí y para ti que creemos y tenemos a Cristo como Senor y Salvador en nuestras vidas, es y tiene que ser nuestra guía para el diario vivir, ahí están las normas establecidas por Dios para  obedecerla,  y también es nuestro testamento ya que contiene todo lo que somos y tenemos en Cristo. Pero retomemos el tema, Pablo deja escrito algunas cositas como alerta al cuerpo de Cristo de lo que puede ocurrirnos, en Hebreo 12:15: Mirad bien, no sea que algunos deje de alcanzar la gracia de Dios, que brotando alguna raíz de amargura os estorbe, y por ella muchos sean contaminados. Cuando Dios ha tomado la decisión de bendecirnos, y de introducir a esta generación en una tierra de bendición, nos advierte sobre los peligros que hay en el camino, para no quedar en el desierto, yo no quiero que esta generación se parezca a la generación que salió de Egipto con Moisés, que murió en el desierto, yo creo que esta es como la de Josué que entro en la bendición, hay noticias hoy tu y yo somos como la generación de Josué, la bendición ya esta, Dios está introduciendo a la iglesia de America Latina a la bendición. Hasta hace muy poco tiempo la iglesia era miserable hablando económicamente, no tenia credibilidad, no tenía nada, era menospreciada por las naciones, los gobernantes la gente no quería saber de iglesia, pero no más, Dios está poniendo a la iglesia por cabeza, y en este camino a la bendición, el Espíritu de Dios advierte un peligro en el corazón del creyente, peligro que se puede extender a otros y se llama raíz de amargura, si vas a la bendición el Senor te dice ten cuidado no sea que alguno deje de alcanzar la bendición, la gracia de Dios, que brotando alguna raíz de amargura, el sea contaminado y otros a su alrededor.
Así que hay un hoyo en el camino, una advertencia, y yo quiero que Dios te haga libre de ese peligro, porque como pastor me quiero asegurar que tu y yo vamos a entrar en la bendición. Ese peligro se llama raíz de amargura, odio, resentimiento, rencor etc que viene a tu vida, las ofensas  viene a tu vida para provocar, estas son como dardos del enemigo, como flechas, por eso la biblia dice guarda tu corazón sobre todas las cosa, algunos guardan sus billeteras, otros guardan su casa y le ponen alarmas y cámaras, pero Dios dice que guardes tu corazón porque de ahí mana la vida no de tu billetera , ni tu casa sino del corazón, quieres la bendición? El Senor te dice guarda tu corazón, pero de qué? De esas ofensas porque son dardos, y si lo dejas entrar se convierten en raíz de amargura y te contaminan a ti, tu compañera, hijos, amigos etc. Y muchos dejan de recibir la bendición.  Como llega la raíz de amargura, esta viene por una traición, y creo que es una de la armas más poderosas que el enemigo usa en contra del creyente, fue la última que uso contra Jesús, si notas después de la traición fue a la cruz callado, esto fue un ataque contra el Señor, es cuando más duele porque viene de alguien cercano, a nosotros no nos importa cuando el vecino habla mal de nosotros, pero cuando es el que amamos, el cercano es el que más daño nos hace, son Judas que hacen daño a nuestro corazón, a veces es el esposo que traiciona a la esposa, a veces los padres abandonan a los hijos y se sienten no amados traicionados,  y rechazados y su corazón se llena de amargura, la traición del mejor amigo, y algo de lo que muy poco hablan, la traición de un hijo espiritual que se resiente y en vez de hablar se va de la iglesia sin decir nada y empieza a hacer o decir cosas contra ti, a veces no es la traición sino las promesas no cumplidas, o una injusticia,  te roban tu dinero, tu honra, a veces terminas en la cárcel sin saber porque te fabrican un caso, y el corazón está listo para abrigar una raíz de amargura, de odio contra el que hiso tal injusticia, y eso es lo que el enemigo quiere, pero lo que el Espíritu Santo quiere es que no haya raíz de amargura para que venga la bendición. Yo estoy aquí hoy para decirte que todo lo que puede causarte raíz de amargura es inevitables, las ofensas, la traición, las injusticias, las mismas escrituras dicen: porque todos ofenden muchas veces, así mis amados, no les voy a decir que hay un lugar aquí en la tierra donde no van a ser ofendidos, porque es mentira, más bien tengo que decirles que todos los días estarán expuestos a ellas y serán como un dardo maligno para ver qué sucede contigo, yo te digo hoy vamos a cambiar la visión de la ofensa, ya que ellas son necesarias, es necesario que los tropiezos vengan ya que hacen madurar al creyente, y si te escondes nunca maduraras sino que vas a estar aun mas ofendido, me voy de la iglesia, el pastor dijo esto o aquello, hablo de dinero, ya no quiero volver, y llega otro y dice si es verdad, y entonces se van y llegan a otra donde si hablan de dinero, o los jóvenes que dicen mi mama me maltrata me voy de la casa, y huyendo de las ofensas  caen en manos de una pareja que le hace el doble, esto sucede en todas partes del mundo, muchos dicen el des-amor de mis padres me fui con el novio, y empezó a maltratarme, y luego dejan a esa pareja y los hijos tiene que tomar ese lugar, no podemos huir de las ofensas sino enfrentarlas, yo estoy aquí para decirte que no tengas miedo a las ofensas, ya que ellas no son más que una plataforma, un escalón para tu bendición, el diablo las envía para destruirte, pero Dios las usa para bendecirte grandemente, el diablo uso a Judas, la biblia dice que el diablo dijo con eso destruyo a Jesús y él no sabía que lo que hacía era un empuje para que Cristo lo destruyera a él, así que cada ofensa no es más que un empujón para que encuentres tu plan divino, no dejes que tu corazón se hiera cuando llegue alguna ofensa, más bien dale gracias a Dios, porque te está empujando a la bendición. Nosotros lo hemos vivido y damos gracias a Dios por los que nos perdiguen, por los que nos difaman, porque sabemos que estamos camino a la bendición.     José es una prueba palpable,  a este joven lo ofendieron sus familiares, lo vendieron como esclavo, fue puesto en la cárcel, quien en la cárcel se goza?  Muchos dirían mas bien, ya van a ver cuando salga de aquí  me vengare, pero no José, cuando este fue puesto como gobernador de Egipto, y sus hermanos lo supieron dijeron este nos va matar, ahora es señor de la tierra, y José les dice no se entristezcáis porque fue para preservación de vida, no fueron ustedes sino Dios que lo permitió para bendición. Los Judas son necesarios porque nos empujan hacia la bendición, te voy a invitar hoy a que si alguna raíz de amargura está creciendo, la arranques de raíz y comiences a entrar en la bendición.


Andres Bourget Apóstol de Jesucristo.